Guardando las formas

No pretendo ser ningún profeta ni iluminado que os vaya a decir como teneis que llevar vuestra
forma de ser y hacer la caza.

Pero desde la posición en que me ha tocado vivirla y debido al mundo profesional del mundo del perro de compañia y de la caza en el que me muevo, bien es verdad que me averguenzo ante personas sensibles amantes de los animales y que no conocen el mundo de la caza.

Y digo esto por la cantidad de fotos que a veces ponemos publicamente en las redes y que aunque no sean la realidad total de la persona que las cuelga, si es verdad que lo de que una imagen vale más que mil palabras las hace buenas.

Sacar fotos con perros ensangrentados, heridos, extenuados, en habitaculos de malas condiciones, encadenados cortos y que distan mucho del bienestar animal y de la generalidad del gremio, nos perjudica a los miles de cazadores que miramos por nuestros compañeros de caza como son nuestros perros.

Aprendamos a sacar lo bonito de nuestra actividad que no por no haber sangre en esos animales no quiere decir que vaya a ser mas bueno o malo que aquel que sale en una foto expresando su belleza y en su entorno de monte como debe ser.

De igual modo a todos nos gusta
exhibir nuestra caza, que seriamos si no fuera asi si esa es una parte gratificante de nuestras jornadas de caza.

Pero ni los perros son guerreros, ni estamos en guerra contra ninguna especie, ni es duro cazar, ni tenemos que alardear de que sangran o lastiman.

Ser cazador es mucho más que eso y si todos miramos
por nuestros perros y por nuestra afición lo mejor es hacer
como la mujer del Cesar.

Cuidemos la estetica de nuestras jornadas de caza y disfrutemos de lo bonito dandole importancia al perro y a la caza.