Cachorros de Podenco Andaluz. La paciencia es la madre de la ciencia

Cuando criamos cachorros de podenco andaluz, siempre solemos elegir a ejemplares que descienden de perros que presumiblemente eran muy buenos y nos han demostrado sus cualidades.

Pero sin embargo no nos acordamos de tener la paciencia necesaria a la hora de dejar de que nuestro cachorro de podenco andaluz llegue a desarrollarse y medio cumpla el año de edad para que nos vaya dando indicios de lo que lleva en su sangre.

En estos tiempos que corren se tiene una moderna costumbre de poner conejos en un cercado cerrado a cachorros de podenco andaluz tras los conejos corriendo como galgos y se les pide que a los seis meses ya levante conejos y salgan zumbando como una maquina.

Desarrollandole equivocadamente sin darnos cuenta antes de tiempo el sentido de la persecución antes que el de la búsqueda, invertimos los terminos y no tenemos paciencia para dejar al cachorro de podenco andaluz andar cerca con el podenquero y que aprenda junto a su dueño, que haga sus cortas idas y venidas con los demas perros que lo copie todo y le salga su instinto conforme vamos dia tras dia al campo.

Sería muy largo de explicar en este medio en un post, pero solo diria como empece…..
La paciencia y la constancia son los factores que hacen que un cachorro de podenco andaluz bien seleccionado de buenos padres nos hagan ver resultados progresivos poco a poco y en terrenos abiertos sin tanta prisa y artificialidad.